Claves para obtener una buena experiencia de uso con tu aire acondicionado portátil

Última actualización: 05.12.19

 

Lo primero que debes saber es que cuando hablamos de aires acondicionados portátiles no sólo nos referimos a un equipo capaz de enfriar determinada estancia. Actualmente, existen muchas casas fabricantes que han apostado por ofrecer aparatos con un funcionamiento dual, por lo que en un mismo equipo podrás disfrutar de un modo de refrigeración y otro de calefacción. Lo mejor es que puedes ajustarlos a tu conveniencia, generalmente de una manera intuitiva.

Esta particularidad ha sido calificada por los usuarios de manera positiva, ya que podrán realizar una única inversión y, como resultado, tendrán un aparato adaptable a las distintas estaciones del año.

En este sentido, queremos aclarar que los aires acondicionados portátiles se clasifican en dos tipos. El primero de ellos únicamente condensa el aire al alcanzar una potencia determinada de trabajo. Por su parte, una nueva generación de dispositivos conforman el segundo tipo, modelos que incorporan un motor con tecnología dual, capaz de proporcionar tanto un flujo de aire frío como caliente.

Las ventajas saltan a la vista, ya que siempre va a ser mejor tener a mano un producto con mayores opciones de programación. Así que si tienes la oportunidad y el presupuesto disponible, no dudes en concretar la compra. Piensa que más que un lujo, es una inversión a largo plazo, que tanto tú como tus familiares agradecerán.

 

Aprovechando el equipo

Ahora bien, vamos a centrar la atención en conseguir una buena experiencia de uso con el aparato. Recuerda que no importa a qué categoría pertenece el aire acondicionado portátil, lo fundamental es familiarizarse con él, conocer todos los beneficios que tiene para ofrecernos y preservar su buen estado para el disfrute de una larga vida útil de servicio.

¿Quieres saber cómo lograrlo? Pues lo primero que debes hacer es investigar un poco acerca del dispositivo. Es sabido que uno de sus mayores atractivos es el poder ser manipulado cómodamente de un espacio a otro, por lo que deberás fijarte en algunos indicadores que garanticen que este atributo perdure en el tiempo. Por ello, revisa que el diseño de las asas de agarre sea fijo para evitar desprendimientos.

 

 

Del mismo modo, corrobora que la base inferior sea robusta y estable para que soporte el peso de la estructura sin deteriorarse, así como también que el sistema de rodamiento pueda ser reemplazado en caso de alguna avería. De ser así, se trataría de tres grandes ventajas a tu favor.

Otro atributo comentado con gran frecuencia está vinculado con el formato y el peso de la carcasa. Y es que a pesar de que estos equipos no se caracterizan por ser ultraligeros, sí es verdad que su tamaño es bastante compacto, siendo posible colocarlo en cualquier estancia sin que reste demasiado espacio. Además, su estética y acabados generalmente son tan agradables, que el aparato puede ser empleado incluso como elemento decorativo dentro de la habitación.

 

Mantenimiento simple

El método de mantenimiento es otra cualidad a favor de los mejores aires acondicionados portátiles. Este tipo de equipos, al igual que los Split, requieren de un mantenimiento periódico, ya que con la constante entrada – salida del aire por medio de los conductos y las rejillas, se genera una significativa acumulación de polvo. Esto con el paso del tiempo podría ocasionar afecciones respiratorias en las personas, al mismo tiempo que le resta eficiencia al caudal de aire, haciendo que enfríe o caliente con una menor intensidad.

La diferencia radica en que los aires acondicionados tradicionales necesitan ser revisados por un técnico en refrigeración, que se encargue de llevar a cabo una limpieza profunda, revisión de las aspas, conductos, motor compresor, gas refrigerante, entre otros. Esto con el tiempo supone un gasto extra que no puedes dejar de realizar.

Por su parte, las unidades portátiles son mucho más prácticas, si bien en algún caso específico pueden llegar a necesitar de la evaluación de una persona experta en la materia, debido a la presencia de un fallo que escape de nuestras manos. Pero igualmente se trata de casos aislados.

 

 

Lo realmente importante es que tú mismo podrás realizar el cambio del filtro, siendo un paso completamente sencillo. Lo que debes hacer es retirar la rejilla y coger cuidadosamente el filtro. Después, enjuágalo con detergente y abundante agua, para eliminar toda la suciedad.

Recuerda que debes colocarlo en un sitio ventilado para que se seque correctamente, ya que de instalarlo húmedo produciría bacterias, moho y un olor desagradable que se propagaría al poner en marcha el aire acondicionado.

Vuelve a colocar dicho complemento en el área indicada y ajusta la tapa que protege la salida del caudal de aire. Es importante que te mantengas atento al estado del filtro, puesto que pasado un cierto tiempo no bastará con lavarlo, sino que deberás reemplazarlo por uno nuevo.

Si es tu primera vez haciendo este tipo de cambio, la invitación es a leer el manual de instrucciones previamente. Esto te ayudará a familiarizarte con la tarea a ejecutar y así evitarás tener inconvenientes.

 

Limpieza por dentro y por fuera

Con respecto al aseo del exterior de la estructura, no tienes de qué preocuparte. Sólo ten a la mano un paño húmedo y otro seco, siendo necesario que frotes el primero de ellos a lo largo y ancho de la carcasa. Eso sí, trata de ser meticuloso para que te deshagas de cualquier rastro de polvo, manchas, huellas o grasa acumulada, debido a la constante manipulación.

Asimismo, limpia el área de la base y las ruedas, que al estar en contacto directo con el suelo logra acumular gran cantidad de pelusa y suciedad. Después, repasa nuevamente el aparato, pero en esta oportunidad haciendo uso del paño seco, deshaciéndote de cualquier rastro de humedad que paulatinamente pueda llegar a deteriorar el polímero o aleación en que ha sido fabricada la estructura.

Si deseas añadir algún tipo de detergente o producto especializado para llevar a cabo una limpieza más profunda, la recomendación siempre va a ser revisar las indicaciones pautadas por el fabricante a través del manual de instrucciones. Así podrás evitar cualquier inconveniente.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (3 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...