China hace frente a la contaminación del aire con un purificador de 100 metros de altura

Última actualización: 20.09.19

 

Hay ciudades que están sufriendo de problemas de contaminación del aire, por lo que sus ciudadanos están presentando graves enfermedades respiratorias. En algunos casos no basta con un equipo básico, por lo que China ha instalado en la ciudad de Xian uno de los purificadores más grandes a nivel mundial.

 

Para nadie es un secreto que la contaminación está haciendo estragos en el mundo entero. El planeta ya no es lo que solía ser como consecuencia de los gases contaminantes que han afectado la atmósfera y la calidad del aire, trayendo repercusiones graves para la salud y para los ecosistemas.

Ciudad de México es una de las localidades que actualmente presentan un alto grado de contaminación que está en constante ascenso y no parece tener solución. De hecho, a diario hay denuncias de personas que dicen que a causa del aire sienten malestar en la piel e irritación en los ojos. Frente a la situación, las autoridades alertan a pasar el menor tiempo posible al aire libre. 

 

 

¿Acaso esta es una solución?

Para hacerle frente a la contaminación, los científicos han creado algunas estrategias. A pequeña escala, los purificadores del aire son una solución, pero ¿qué hacer cuando se trata de una gran ciudad? China parece estar a la vanguardia y tener la respuesta, o al menos es un país que ha buscado un recurso para poner a prueba en una de sus ciudades.  

Los chinos han pensado en macro, de modo que fabricaron y pusieron en marcha el purificador de aire más grande del mundo. Por ahora, se trata de un proyecto en estado de “prueba”. Esta torre experimental tiene unos 100 metros de alto y ha sido desarrollada en la ciudad de Xian.

De acuerdo con la información que se maneja sobre este proyecto de purificación del aire, la estructura es capaz de introducir hasta 10 millones de metros cúbicos de aire limpio por día, en esta zona urbana de la provincia de Shaanxi.

Se trata de un proyecto ambiental de envergadura que busca mejorar la calidad del aire a gran escala, algo que ni el mejor purificador de aire comercial es capaz de hacer. Al ser solo un proyecto de prueba, aún no hay un veredicto. Sin embargo, los científicos y encargados del proyecto han afirmado en varias ocasiones que los resultados han sido alentadores. 

Este fue el caso del equipo que emprende el desafío, quienes en una entrevista concedida al diario local South China Morning Post aseguraron que constantemente están revisando y evaluando los resultados de este sistema como un método viable para contrarrestar los efectos de la niebla tóxica, la contaminación y el esmog en el aire.

 

 

Un reto de grandes dimensiones, para grandes resultados 

Lo que han planeado y planteado estos científicos no es nada sencillo, pero es al menos una solución que puede ayudar a evitar una crisis ambiental y sus daños colaterales, que ya estaban haciendo estragos en el área donde se emprendió la construcción del equipo purificador. 

Según las estimaciones y datos oficiales emitidos por la Organización Mundial de la Salud, en el país asiático de la República de China, la contaminación del aire ha sido la causante de 70 muertes de cada 100.000 habitantes, siendo uno de los países que encabeza las listas en el ranking.

En el caso de España, el nivel de contaminación no está tan avanzado, pero al igual que China, el aire tóxico también causa la muerte de unas siete personas por cada 100.000 habitantes, según los datos suministrado por la Organización Mundial de la Salud. 

De modo que se trata de un gran reto, para lo que se necesitan métodos a gran escala que generen resultados que puedan revertir la situación. Es así como nació la idea de la gran torre purificadora. De acuerdo a lo que han asegurado los encargados del proyecto, los efectos se pueden notar hasta a 10 kilómetros de distancia.

Según explicaron, esta estructura ha sido construida con una base conformada por invernaderos, que tienen dimensiones de medio terreno de fútbol. La función de esa base es absorber el aire que está contaminado y, gracias a la energía solar, este se calienta y es canalizado en dirección a la torre. Cuando el aire se eleva, pasa por distintos filtros y luego es liberado de forma limpia.

Uno de los grandes beneficios de este tipo de purificador es que puede funcionar casi totalmente de forma limpia, ya que no consume energía adicional, más allá de la solar, que es natural y renovable, siendo esta una propiedad positiva, sobre todo por el hecho de que en China sigue siendo utilizado el carbón como mecanismo de generación de energía, para los sistemas de calefacción e incluso para la electricidad. 

Este proyecto comenzó a funcionar en la ciudad de Xian durante el año 2017, por lo que el rendimiento y la capacidad de este sistema continúan en una fase de estudio desde el Instituto de Medio Ambiente de la Academia China de Ciencias.

Para ello, los científicos adscritos a este instituto instalaron estaciones de medición para la torre, con la finalidad de obtener resultados concretos, que esperaban poder analizar en el primer trimestre del año pasado. Sin embargo, el equipo encabezado por Cao Junji sigue haciendo mediciones en el entorno de la torre y, para la fecha, pueden asegurar que el purificador ha logrado reducir la capa de contaminación a un nivel moderado.

De acuerdo a los resultados obtenidos en los últimos meses, a través de las observaciones, este purificador de aire ha conseguido que el volumen de las partículas de PM2.5, que son respirables por su tamaño y están asociadas a problemas respiratorios, se redujera en un 15%.

Las expectativas son positivas, por lo que esperan que los resultados continúen dando frutos y así poder construir torres de mayor escala en otras ciudades del país, con unos 200 metros de altura, para que su acción se produzca a 30 kilómetros cuadrados.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...