Braseros eléctricos: ¿Cómo potenciar su seguridad y evitar incendios tras su puesta en marcha?

Última actualización: 17.09.19

 

Quienes utilizan braseros tradicionales o eléctricos para contrarrestar los efectos del frío, necesitan saber que si bien el artefacto puede cumplir las normativas de seguridad industrial y poseer certificación europea, también es cierto que el no propiciar un incendio en el hogar dependerá de lo cuidadosos que podamos ser al manipularlo.

 

Los equipos de calefacción son productos con gran popularidad en el mercado, ya que, gracias a ellos podemos mitigar los efectos del frío en las distintas estancias de nuestro hogar anualmente durante la temporada de invierno.

En este sentido, al pensar en adquirir un artefacto de este tipo tendrás a tu disposición una amplia gama de opciones. Pero debes tener presente que no sólo se trata de elegir un equipo por su apariencia atractiva, minimalista o elegante. 

Recuerda que con la adquisición e instalación de cualquier tipo de calefactor, también tendrás que asumir una serie de responsabilidades con respecto a su correcta manipulación y mantenimiento periódico, porque anualmente son muchos los incendios y decesos registrados por inhalación de emisiones tóxicas. Esto ocurre por la falta de documentación de las personas, así como también debido a que no son lo suficientemente cuidadosos al manipularlos.

 

Los braseros como principal detonante en los accidentes domésticos

Es muy común llegar a casa de algún familiar o amigo y que el brasero esté encendido durante los meses más fríos del año, puesto que es la manera más eficiente para generar un volumen significativo de aire caliente dentro del hogar. 

Lo que no debería ser habitual es que la puesta en marcha de dichos artefactos sea el principal detonante de accidentes a nivel doméstico, lo que en los últimos años parece haberse incrementado, según los registros de asistencia llevados a cabo por los distintos cuerpos de bomberos y entes hospitalarios ¿La razón? El mal uso aplicado a los braseros debido a la falta de información.

 

 

El brasero de carbón o leña es un equipo de tradición en gran parte de España, cuyo uso cada vez es menos implementado, debido al efecto contaminante que se deriva de las emisiones de monóxido de carbono, a través de la quema de su respectivo combustible. 

En vista de esta situación y tomando en consideración el gran deterioro que sufre el medio ambiente, los institutos de protección ambiental, en conjunto con las leyes de cada país, se han dado a la tarea de concientizar a la población mediante una serie de campañas. En ellas, explican lo perjudicial que puede ser el uso de estos equipos de calefacción, tanto para la salud respiratoria de las personas como para la capa de ozono. No obstante, hay provincias en las que el uso de los braseros se encuentra demasiado arraigado, por un tema netamente cultural.

Para solventar esta situación surgen los braseros eléctricos, que no generan emisiones, pero continúan siendo potencialmente peligrosos al momento de propiciar un incendio. Los accidentes causados por los braseros tanto tradicionales como eléctricos pueden ser de distintas magnitudes, ocasionando pérdidas en la infraestructura, quemaduras de gravedad en las personas e incluso la muerte.

La falta de mantenimiento se posiciona entre las principales causas de incendios, ya que las cenizas acumuladas pueden avivar el fuego inesperadamente, especialmente en las chimeneas. Por otra parte, tenemos el momento de retirar las brasas de la cámara de quemado, para lo que necesitamos ser cuidadosos y apagarlas completamente si no queremos causar vida a un siniestro.

La colocación del brasero en la estancia es fundamental, por lo que debemos evitar que las resistencias queden expuestas al contacto con otros elementos, como por ejemplo, algún textil que pueda ser el medio generador de fuego. Finalmente, están las conexiones eléctricas, que pueden estar deterioradas y causar un cortocircuito. Como podemos apreciar, no es que el brasero sea un equipo con bajos estándares de seguridad, más bien se trata de un tema de falta de atención por parte de los usuarios, quienes descuidan estos aspectos.

 

Acerca de los braseros eléctricos

Al adquirir un brasero eléctrico estamos llevando a casa un equipo de calefacción que encierra un concepto de fabricación bastante seguro, que podemos corroborar gracias a las políticas de etiquetado que deben de seguir las respectivas casas fabricantes. 

En este sentido, tendremos la garantía de que estamos comprando un producto de calidad que no atenta contra nuestra integridad. Así que, durante el proceso de selección no sólo bastará con que sea el mejor brasero de relación calidad precio o uno de los más baratos y con un excelente desempeño, según la opinión de otros usuarios. Lo realmente importante es que el etiquetado cumpla los siguientes parámetros:

 

Instrucciones para su uso

Por intuitivo que parezca el uso del aparato, es primordial que el fabricante incorpore un manual de instrucciones impreso, en el que detalle todos los pasos a seguir para la correcta manipulación del brasero, su instalación y posterior método de limpieza.

 

 

Consejos de seguridad

Como hemos mencionado anteriormente, la seguridad es primordial y es algo que no sólo depende del aparato, ya que es necesario que la persona se mantenga atenta al equipo tras su puesta en marcha. Así que, el fabricante del brasero que adquiriste deberá proporcionarte algunos consejos prácticos, con los que evites el deterioro del aparato y la generación de un incendio, tal es el caso de no dejar el equipo encendido durante la noche, apagar las brasas de manera adecuada, retirar todas las cenizas tras cada uso, etc.

 

Especificaciones de uso y certificación

El etiquetado del brasero debe incluir la potencia de trabajo y el voltaje de corriente alterna necesario para su puesta en marcha, así como también es importante que disponga de una certificación de tipo CE, que hace referencia al cumplimiento de las normativas europeas de fabricación industrial.

Es importante que tengas presente que de nada servirá que el brasero cumpla con todas las normativas anteriormente mencionadas, si no somos lo suficientemente consecuentes para darle el correcto uso al artefacto.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...