7 beneficios que no sabías de las duchas frías

Última actualización: 19.06.24

 

Abrir la llave azul de la ducha puede no ser una experiencia del todo agradable. De hecho, hay quienes se resisten rotundamente a ello. Sin embargo, las duchas frías han sido desde hace muchos años una práctica común que trae beneficios a la salud y que vale la pena conocer.

 

En la actualidad existe una gran cantidad de dispositivos y métodos para conseguir agua caliente sanitaria para la ducha; y es que la sensación de disfrutar de sentir el agua tibia recorriendo nuestra espalda después de un largo día de trabajo puede ser realmente gratificante. Sin embargo, puede que abrir la llave de agua fría de la ducha de vez en cuando ofrezca más de un beneficio que vale la pena conocer.

Antes de descubrir todo lo bueno que te puede ofrecer el agua fría durante la ducha, si quieres renovar tu baño o te hacen falta ideas para volverlo más práctico y elegante, queremos invitarte a echar un vistazo a la gran variedad de productos que TheBath tiene para ti.

Se trata de una tienda en línea que reúne a las mejores marcas del sector, y que cuenta  con más de 15 años de experiencia ofreciendo solo lo mejor para equipar tu baño. Además, aquí también puedes encontrar asesores para que la renovación de esta importante área del hogar sea un proyecto que cumpla con todas tus expectativas, tanto estéticas como de presupuesto. 

En TheBath puedes comprar en línea muebles, grifos, accesorios, platos de ducha y mucho más. También, ofrecen envío gratuitos al realizar compras superiores a 180 euros y puedes sentirte tranquilo si el producto que recibes presenta algún inconveniente, ya que tienen una política de devoluciones eficiente.

 

Beneficios de las duchas frías 

La mayoría de las personas prefiere las duchas tibias después de un largo día de trabajo, debido a que puede inducir un agradable estado de relajación. Sin embargo, por loco que parezca, ducharnos con el agua a 15 ºC puede hacernos mucho bien. Veamos de qué es de lo que te has estado perdiendo.

 

Incrementa la circulación

Inevitablemente, el agua fría aumenta nuestro ritmo cardiaco, lo que genera un cambio en nuestro sistema circulatorio, haciendo que el corazón bombee de forma más eficiente a todo el cuerpo. Si la sangre es el método para que nuestras células reciban el oxígeno y los nutrientes que necesitan para sobrevivir, entonces una ducha fría puede contribuir a que todo el organismo mejore. Esto puede contribuir también a que la piel mejore su apariencia y se reduzcan algunas marcas de envejecimiento prematuro.

 

Alivia músculos doloridos

Después de una sesión de entrenamiento intenso en el gimnasio, o de un partido de fútbol  es común que los músculos se sientan doloridos.  Una ducha fría puede ayudar a calmar tales molestias, ya que el agua fría reduce la inflamación. Además, como ya hemos visto en el punto anterior, los músculos recibirán más sangre en las áreas que lo necesitan, lo que contribuye a su rápida recuperación.

 

Mejora la apariencia del cabello y la piel

Las duchas con agua caliente abren los poros de la piel, facilitando la pérdida de aceites naturales, los cuales son necesarios para mantener su balance hídrico ideal. Lo mismo sucede con el cabello, que al exponerse a una temperatura elevada pierde firmeza, las fibras capilares se hacen más frágiles y pueden romperse con facilidad, además de perder la grasa que las protege.

En este sentido, el agua fría puede ayudar a que tu pelo tenga más brillo, retenga sus aceites y resista más el quiebre que genera el cepillado en general. De igual forma, tu piel puede adquirir una apariencia más firme y suave, evitando que tengas que adquirir productos para este fin.

Puede ayudar a mejorar el sistema inmunológico

Recibir una ducha fría no solo nos activa mentalmente, también puede estimular a los glóbulos blanco de nuestro torrente sanguíneo, para que estén listos ante posibles ataques de las bacterias y virus a los que estamos constantemente expuestos.

De hecho, un estudio realizado en Países Bajos a varias personas reveló que aquellos que recibieron duchas frías diariamente por 3 meses redujeron su reporte de enfermedad por resfríos en un 29%.

 

Ayuda para la ansiedad y la depresión

Ducharse con agua fría puede disminuir las hormonas relacionadas con el estrés, como el cortisol, según indica un estudio francés. También, se ha encontrado que puede ayudar a equilibrar otras hormonas, como la serotonina, que es la que ayuda a experimentar la sensación de bienestar. En este contexto, las personas que sufren con frecuencia episodios de ansiedad podrían mejorar su calidad de vida al regalarse unos segundos debajo de un chorro de agua fría.

Asimismo, el agua fría puede disminuir los síntomas de la depresión, mejorar el estado de ánimo y contribuir a su recuperación.

 

Incremento de la tasa metabólica

Quienes están en una lucha por perder peso también pueden beneficiarse al ducharse con agua fría. Esta acción incrementa la tasa metabólica, lo que ayuda a quemar calorías. Esto se debe a que el cuerpo luchará contra la diferencia de temperatura y tratará de mantenerse caliente.

 

Como alternativa para estar alerta

Estar somnoliento o sentirse con pereza tiene una solución. ¡Una ducha fría! Así es, puede ser la mejor elección para despertar el cuerpo y la mente. Es normal que este tipo de ducha nos obligue a respirar de forma más profunda, lo que también ayuda a que llegue una mayor cantidad de oxígeno al cerebro, y por lo tanto, mejora nuestra capacidad de enfoque y concentración.

Por supuesto, no se recomienda si lo que deseas es relajarte antes de dormir, pero por la mañana puede ser la mejor elección. 

Quizá después de haber leído más sobre los beneficios de las duchas de agua fría te animes a cambiar la configuración de tu grifo termostático. Después de todo, tu piel, tu cabello y salud general podrían mejorar.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS