Aprende a limpiar tu campana extractora

Última actualización: 16.10.19

 

Cada vez que adquirimos un electrodoméstico o equipo para mejorar la realización de una tarea en cualquier área de nuestro hogar, surge la preocupación acerca de cómo llevar a cabo la limpieza de los mismos, con el fin de que estos tengan un buen funcionamiento y además ofrezcan un rango de durabilidad que nos haga sentir que la inversión ha valido la pena.

En este grupo de equipos se encuentra la campana extractora, un aparato diseñado para reducir los olores que se concentran en el área de la cocina, así como la grasa que comúnmente se expande por la atmósfera y además absorbe el humo que se expide durante la preparación de ciertos alimentos.

La campana extractora es uno de los equipos que mayores niveles de grasa acumula en tu cocina. Se estima que la cocina es una de las áreas con mayor presencia de bacterias y muchas de ellas se alojan en este aparato. Es por ello que hablar de su limpieza resulta fundamental para mantener la higiene en este espacio de preparación de alimentos.


Con el objetivo de ayudarte a mejorar las labores de limpieza de tu campana extractora, a continuación te presentamos una serie de consejos y trucos que te servirán de gran ayuda al momento de limpiar y eliminar la suciedad acumulada en la superficie de este equipo.



El foco principal: los filtros

Cuando vayas a limpiar tu campana extractora, el principal componente en el que debes concentrarte es en los filtros, ya que estos son de las piezas más importantes que tiene este electrodoméstico, pues es a través de ellos por donde se purifica el aire generado por los alimentos y donde se recoge una importante cantidad de los restos que suelen ser expulsados durante las preparaciones.

Inicialmente, la limpieza de los filtros puede parecer muy difícil de ejecutar, pero con la ayuda de instrumentos como un lavavajillas puedes completar este proceso en tan sólo minutos, ya que únicamente es necesario que procedas a desmontar las piezas y las ingreses en la máquina, para luego configurar el ciclo de funcionamiento.

En el caso de que no cuentas con la ayuda de este tipo de aparato, existen otros mecanismos de igual utilidad, con la diferencia de que tal vez requieren un poco más de tiempo para ejecutar.

 

 

Trucos de limpieza manual

Si estás pensando en realizar la limpieza manual de los filtros de tu campana extractora, lo primero que debes hacer es llenar una olla con agua y colocarla al fuego para que esta hierva. Es bien sabido que el agua caliente es uno de los ingredientes más útiles para llevar a cabo diversos procesos de limpieza.

Por otro lado, el uso de bicarbonato puede resultar de gran ayuda en este proceso, así que se recomienda a los usuarios colocar una pequeña cantidad de bicarbonato en la olla con agua, a fin de reforzar la fórmula de limpieza y que los filtros queden higienizados de la forma esperada.

Si tus filtros son demasiado grandes, no es necesario ingresarlos por completo dentro de la olla. Basta con colocar primero la mitad del filtro hasta que esté completamente limpio, para seguidamente repetir el procedimiento con la otra mitad que acumula suciedad. De hecho, esto te permitirá notar la diferencia y la efectividad de esta receta de limpieza.

 

La efectividad del limón

Otro de los ingredientes caseros de gran utilidad al momento de realizar labores de limpieza es el limón. Así que también puedes acudir a él para mantener la higiene en tu campana extractora. Se dice que si colocas una olla con agua y agregas varios limones cortados, el vapor expulsado puede ayudar a retirar la grasa acumulada, no sólo en los filtros, sino en el resto de la estructura de la campana extractora.

 

 

Limpieza por dentro y por fuera

Es común pensar que con solo retirar la suciedad de piezas como los filtros ya se ha completado la tarea de limpiar la campana. Sin embargo, esto no es cierto, ya que la campana tiene una estructura externa que también deberá ser higienizada. Incluso algunos recomiendan que la frecuencia de limpieza de la zona exterior de este equipo debe ser de dos a tres veces a la semana o cada vez que se haga alguna preparación donde se expulsen considerables niveles de grasa.

Mantener esta zona impecable es de gran importancia para conservar un buen aspecto no sólo del electrodoméstico, sino también de tu cocina en general, ya que la campana probablemente ocupa un importante espacio de esta área.

Las opciones para limpieza incluyen el uso de un estropajo o paño humedecido en agua caliente, junto con algún tipo de jabón neutro o un detergente un poco más concentrado, en el caso de que las manchas de grasa sean muy grandes y difíciles de retirar.

Por otro lado, ten presente que siempre podrás acudir a algunos productos de limpieza en spray, que pueden reforzar el efecto antigrasa, sólo que en estos casos tendrás que asegurarte de utilizar algún tipo de guantes o protección para tus manos, al momento de entrar en contacto con este tipo de sustancias.

 

La frecuencia

Aunque ha quedado claro que la campana extractora debe limpiarse de forma frecuente, es importante considerar el nivel de utilización que recibe este equipo, ya que si no cocinas tres veces al día todos los días o si durante tus preparaciones no se producen altos niveles de grasa, tal vez tu campana dure limpia más tiempo.

Así, si clasificamos un nivel de uso bajo, medio y alto, podemos recomendar para el primer caso una frecuencia de 1 a 3 meses. Para el segundo caso es conveniente hacer la limpieza con regularidad de 1 a 2 meses y, en el tercer caso, la limpieza será necesaria por lo menos 1 o 2 veces al mes.

Si pones en práctica estos sencillos consejos, podrás lograr que tu campana extractora siempre tenga un buen nivel de higiene, lo que se traduce en un funcionamiento eficiente y en mayor durabilidad del aparato.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...