Algunos motivos por los que es bueno instalar un descalcificador en casa

Última actualización: 16.10.19

 

En la vida, hay algunas cosas que podemos elegir y muchas otras que no, por lo que la cantidad de cal que tiene el agua de la zona en donde vivimos es un problema que no podemos eliminar, pero sí cambiar. Para controlar la dureza del agua, podrás utilizar un descalcificador.

 

Si vives en una ciudad que tenga un servicio de agua con altos niveles de minerales, sabrás lo importante que es contar con un sistema que te ayude a controlar la dureza del agua, ya que constantemente afecta tanto a algunos de tus electrodomésticos como a tu salud. Los descalcificadores ayudan a eliminar el exceso de cal y magnesio que se encuentra en el agua que pasa por las tuberías de tu casa, por lo que ni los electrodomésticos ni tu familia sufrirán de las consecuencias del exceso de estos minerales en el agua.

Incluso, en algunas ocasiones, te habrás podido dar cuenta de que, al lavar tu ropa sucia en agua dura, necesitas más cantidad de detergente para poder producir más espuma y poder lavar correctamente la ropa, dejando desagradables manchas en las telas de color oscuro que son muy difíciles de remover. Esto pasa porque el exceso de concentración de calcio y magnesio evita que las sustancias se disuelvan adecuadamente. Además, podrás ver el exceso y acumulación de cal en las tuberías de tu casa.

Además, el agua dura afecta notablemente el estado de las lavadoras y algunos otros electrodomésticos como los hervidores de agua. En esos casos, el exceso de cal se acumulará en las tuberías y partes metálicas de los aparatos, a la vez de que obstruirá el flujo de agua, obligando a la lavadora a trabajar más de la cuenta. Te recomendamos seguir leyendo este artículo para conocer cómo funciona un descalcificador de agua y qué beneficios tiene su instalación en el hogar, además de que tendrás el conocimiento necesario para elegir el mejor descalcificador del momento.

 

 

¿Cómo funciona un descalcificador de agua?

El agua que tiene un exceso de minerales como cal y magnesio es denominada agua dura y es la que puede, con el tiempo, estropear algunos electrodomésticos, así como también llegar a afectar de forma negativa tu salud, produciendo picazón en la piel y enrojecimiento. La descalcificación para eliminar el exceso de cal y magnesio está organizada en tres fases:

El intercambio iónico es el proceso mediante el cual, para conseguir descalcificar una cantidad determinada de agua, se emplea un tipo especial de resina que cuenta con la propiedad química de absorber y capturar todos los iones de magnesio y calcio que se encuentran mezclados en el agua dura, eliminándolos de forma completamente segura. Cuando el flujo de agua con alto nivel de minerales pasa a través de la resina, la misma empieza a desprender una determinada cantidad de iones de sodio que logran capturar los iones de calcio. Cómo el mineral de sodio resulta ser más soluble que el mineral de calcio, ayudará a evitar la acumulación de cal, así como los demás problemas sufridos por el alto nivel de dureza que tiene el agua. Por otro lado, la resina se encuentra normalmente en un depósito en forma de botella, la cual va instalada en la parte interna de un descalcificador y es conocida como columna.

En primera instancia, el agua fluye a través de la válvula que incorpora el aparato utilizando la conexión de entrada. Después de que el agua pasa por la resina, vuelve a subir hasta la zona de arriba de la columna. Posteriormente, pasa a través de la válvula nuevamente para salir por la conexión de desagüe. Algunos modelos incorporan un pequeño medidor de agua cerca de la conexión de salida, lo que permite conocer el momento ideal para la regeneración del descalcificador.

La segunda fase se denomina la regeneración y es en la que la resina libera el sodio, al igual que sucede con el calcio y magnesio que se van acumulando en plena descalcificación. Hay que considerar el magnesio y calcio que permiten retener la resina sintética son limitados, por lo tanto, el volumen de agua que puede limpiar uno de estos aparatos también lo es.

 

 

En este proceso, el agua que termina cargada con una determinada cantidad de iones de calcio es, finalmente, expulsada por la válvula de salida que tiene incorporada el equipo. La finalidad de este proceso es cargar nuevamente la resina con iones de sodio de manera que pueda iniciar otra vez la descalcificación.

En la etapa de la regeneración se realizan varios mini procesos que garantizarán un lavado óptimo del equipo, entre los que se encuentra el contra lavado, en dónde la válvula hace circular un poco de agua por el tanque donde se encuentra la resina, para luego ser enviada al desagüe. En la aspiración de la salmuera, la misma válvula del equipo aspira una cantidad de agua que está cargada de iones de sodio que se encuentra almacenada en el depósito de la salmuera. Al pasar por la resina, el agua libera una cantidad de sodio correspondiente al exceso que contiene.

Al mismo tiempo, la cal es liberada por la resina y, seguidamente, el agua se descarta desechándola por el desagüe, al no ser apta debido a que contiene toda la cal que, anteriormente, la resina logró sustraer del agua. Luego, cuando la resina se encuentra completamente regenerada, algunos descalcificadores inician un proceso de lavado rápido de la resina que le ayuda a eliminar el desagradable sabor salado del agua. Por último, la válvula de descalcificador repone la cantidad de agua que se ha utilizado en un principio del depósito de salmuera.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...