¿Cómo combatir la alergia a la humedad?

Última actualización: 13.04.21

 

Muchas de las afecciones que comúnmente se contraen en los hogares tienen un denominador común: la humedad. Un problema que va más allá de la estética y de los daños estructurales en las viviendas, ya que afecta al organismo de diferentes maneras. Especialmente, causando cuadros alérgicos en la mayoría de niños y ancianos.

 

La humedad en los techos y paredes de las viviendas aumenta los riesgos de padecer problemas respiratorios, dermatológicos y también agrava las enfermedades reumáticas. Esto se debe a que la humedad presente en los recintos crea un ambiente propicio para la proliferación de hongos, ácaros y bacterias que causan serias afecciones.

Con la llegada del otoño y el invierno aumenta el nivel de humedad en los hogares, lo que favorece que los hongos generen esporas que causan entre otras dolencias, dificultad para respirar, cansancio, sensación de malestar, escalofríos, dolor de cabeza o pies fríos.

 

Causas frecuentes de la humedad

La humedad y el moho se desarrollan en viviendas o edificios que tienen una condensación excesiva, están mal ventilados o les falta una adecuada iluminación natural.

Existen tres causas que favorecen la aparición de la humedad; en primer lugar las filtraciones de agua. Estas se generan cuando los muros presentes en la construcción no son del todo estancos, por lo que permiten que la humedad penetre su estructura y se manifieste en forma de manchas.

En segundo lugar, tenemos la capilaridad o humedad ascendente, la cual se produce cuando la estructura de la vivienda absorbe el agua existente en el terreno. Por último está la condensación, una situación en la que el aire contiene elevados niveles de vapor y al entrar en contacto con las superficies frías del interior, se deposita formando gotas de agua.

Todo esto causa deterioro en las paredes y techos, al igual que al mobiliario como cajones flamencos, mesas, sofás, etc. e incluso puede atacar las prendas de vestir, por lo que se puede encontrar hongo en la ropa que puede dañar nuestros atuendos más preciados.

Sin embargo, la humedad causada por la condensación es la más peligrosa para la salud de las personas. Dormir con humedad en la habitación incluso para las personas que padecen intolerancia al calor, podría ocasionar afecciones pulmonares.

Así mismo, cuando existe humedad en el ambiente, no es aconsejable usar un humidificador para la tos, en los casos de asma, de enfermedad pulmonar obstructiva o de rinitis alérgica; ya que este aparato podría desencadenar una crisis respiratoria, dado que están diseñados para lidiar con aire seco.

Los tipos de hongos que causan alergia a la humedad

La alergia respiratoria es una afección ocasionada por la inhalación de esporas producidas por hongos; las cuales se encuentran presentes en el aire que respiramos. Para su proliferación y subsistencia necesitan de altos niveles de humedad, además de climas ventosos y soleados que diseminen sus esporas.

Desde el punto de vista clínico, existen algunos hongos capaces de producir diferentes tipos de alergias en condiciones de humedad. Estos son principalmente el Alternaria y el Cladosporium, patógenos predominantes en ambientes externos, y Penicillium y Aspergillus, que prefieren el interior de las viviendas.

Con respecto a la alergia a la Alternaria, cabe mencionar que este hongo es capaz de producir una de las alergias más agresivas conocidas hasta el momento. A diferencia de los hongos en la garganta que pueden curarse con tratamiento médico, este patógeno resulta muy difícil de tratar.

 

Los síntomas más frecuentes

Aunque todos estamos expuestos a estos alérgenos de alguna manera, existen personas en las que su sistema inmunológico produce una respuesta desproporcionada, generando anticuerpos y manifestando los síntomas de alergia respiratoria. Estos síntomas no deben dejarse de lado, ya que podrían desencadenar en patologías graves como bronquios cerrados o tos alérgica.

La alergia al moho y a la humedad no presenta síntomas estacionales, ya que las esporas en el aire suelen estar presentes durante todo el año; sin embargo, se hacen más recurrentes durante la época fría. De modo general entre los síntomas de la alergia se encuentran los estornudos frecuentes acompañados de mucosidad y de obstrucción nasal.

También se pueden presentar cuadros de disnea o dificultad para la respiración. Así mismo, las personas con antecedentes de asma podrían ver exacerbadas sus afecciones respiratorias. El dolor de garganta es otro de los síntomas que se presentan, al igual que la piel seca.

De igual manera, es frecuente que estas alergias también ocasionen opresión en el pecho e incluso cuadros de neumonitis bronco pulmonar.

Tratamiento ambiental y farmacológico

Para ayudar a solventar los problemas de las alergias causadas por la humedad, es aconsejable seguir algunas recomendaciones en el hogar. Primeramente, es fundamental que las habitaciones estén ventiladas y la humedad ambiental controlada en un nivel inferior al 50%. Para ello, se hace necesario el uso de un deshumidificador eléctrico que mantenga de un modo eficiente el porcentaje de humedad saludable en casa.

Así mismo, es importante mencionar que los ácaros son sensibles a la luz solar, por lo que una vivienda iluminada con luz natural y bien ventilada, ayuda en la prevención de estos agentes alérgenos.

Por otro lado, si existen personas en el hogar que padecen de estas alergias, debe ser evaluado por un profesional sanitario, quien indicará el tratamiento médico a seguir según su patología. Sin embargo, de modo general, entre los medicamentos más utilizados para lidiar con los cuadros alérgicos tenemos:

El uso de antihistamínicos, los cuales favorecen la disminución de estornudos, congestión nasal y pruritos, ya que bajan los niveles de histamina.

Los aerosoles nasales que contienen corticoides y que ayudan a la disminución de la inflación en las vías superiores.

Los inhibidores de los leucotrienos que controlan la secreción de la mucosidad.

Lavados nasales usando solución fisiológica o agua salada, también es una opción que ayuda a reducir la irritación nasal.

No obstante, más allá de pretender dar solución farmacológica a los problemas de salud causados por la humedad y los hongos, el aspecto más importante para solucionar las alergias es aniquilar la fuente fungicida que afecta la estructura del edificio o de la vivienda. Eliminando los focos se puede evitar la proliferación de los alérgenos y así, también evitar el consumo innecesario de medicamentos.

 

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments