Aires acondicionados caseros. ¿Una alternativa a los aires acondicionados tradicionales?

Última actualización: 15.12.19

 

En la actualidad, estamos atravesando por una de las peores olas de calor extremo de los últimos años a causa del excesivo calentamiento global, independientemente del lugar donde vivamos y con estos golpes de calor nuestro rendimiento físico y mental se ve afectado, alterando notablemente nuestra concentración, estado de ánimo y velocidad de respuesta. Además, corremos mayor riesgo de sufrir de deshidratación, ataques de cefalea e incluso muerte, sobre todo en caso de que vivamos en un lugar que destaque por su alto nivel de temperatura y no tomemos las precauciones necesarias para evitar estos problemas.

Una solución rápida y efectiva al alto nivel de temperatura que reina en las ciudades, sobre todo en verano, es la instalación de un sistema de refrigeración como un aire acondicionado, ya que son uno de los aparatos más útiles y eficientes que se emplean para poder aliviar los desagradables efectos producidos por las altas temperaturas, por lo que cada vez son más las personas que ya no consideran a estos aparatos como un lujo, sino como una gran necesidad. Sin embargo, dos de los más grandes inconvenientes que tienen los aires acondicionados son su alto costo en el mercado, ya que no son particularmente conocidos por ser electrodomésticos económicos, así como por el impacto negativo que presentan a nivel medioambiental.

Por lo tanto, podemos afirmar que tenemos dos opciones: la primera es limitar mucho el consumo del aire acondicionado de forma que puedas evitar pagar una fortuna en la próxima factura eléctrica o, incluso, podríamos fabricar uno nosotros mismos, siguiendo, claro está, las indicaciones necesarias que pueden ser tomadas de cualquiera de las guías existentes, las cuales explican todos los pasos a seguir para poder fabricar nuestro propio aire acondicionado casero. Otro gran punto a favor es que los materiales necesarios para su construcción son muy fáciles de conseguir en la mayoría de las tiendas o ya sea porque los tenemos en casa.

Está muy claro que, al tratarse de un dispositivo fabricado en casa, con materiales que se encuentran fácilmente y que, además, se pueden conseguir a un bajo precio, lógicamente quizá no tendrá la misma potencia que un aire acondicionado que haya sido adquirido a un precio mucho más elevado en una tienda especializada. Además, es importante tener en cuenta que el principal disfrute de este tipo de actividades es el hecho de fabricar un aparato funcional con tus propias manos y pasar un rato agradable totalmente diferente.

 

 

Efectivamente, el aparato fabricado logrará enfriar el aire y refrescar una habitación pequeña levemente, permitiendo reducir unos pocos grados en el área donde se encuentra el tubo de salida de aire. Sin embargo, uno de los inconvenientes de los aires acondicionados caseros es su potencia, ya que normalmente uno sólo de estos aparatos no será suficiente para enfriar una habitación completa. Pero, seamos sinceros, no hay nada más agradable que pasar un rato agradable junto a tu familia alrededor de un aparato que poco antes fue fabricando con tus propias manos y que, además, logra reducir de 3 a 4 grados centígrados la temperatura del ambiente, durante aproximadamente 30 minutos.

 

¿Cómo se arma un aire acondicionado casero?

En un principio, necesitarás una caja con tapa, preferiblemente de EPS o Espuma de Poliestireno, pudiendo utilizar algún material aislante de plástico o de espuma, como por ejemplo una cava u otro similar al que utilizan en los supermercados para conservar las carnes, de manera que pueda conservar el frío por mucho más tiempo y que, además, te permita depositar por lo menos una bolsa de hielo. A su vez, se le deberán instalar un par de tubos de PVC que funcionen como tubo de escape para que el aire frío del interior de la cava fluya hacia la habitación. También necesitarás un ventilador de escritorio o un disipador de calor para ordenadores de sobremesa, el cual se utilizará para aspirar el aire caliente concentrado en la habitación hacia el interior de la cava, en donde se encuentra la bolsa de hielo mencionada anteriormente, la cual irá concentrando el aire frío.

 

 

Si quieres aumentar el nivel de aislamiento e impermeabilidad de la caja, es recomendable utilizar papel aluminio para cubrir todo el interior de la caja, asegurándote de fijarla bien a las paredes de la caja. Luego, es necesario que instales el pequeño ventilador o disipador en la tapa de la caja, abriendo un hueco del mismo tamaño de la jaula del ventilador y asegurándote que su dirección de giro quede de forma que empuje el aire al interior de la caja y no al revés. Ahora, procede a perforar uno o más huecos en la pared contraria al agujero del ventilador, donde acoplarás la cantidad de tubos PVC que sea necesaria y que tendrán la utilidad de expulsar el aire frío al exterior.

Por último, asegúrate de cubrir bien cada uno de los escapes de aire, sellando con cinta aislante americana los agujeros resultantes de la unión entre el ventilador y los tubos de escape con la caja, de manera que puedas evitar cualquier escape de aire por más pequeño que sea, ya que, de lo contrario, si la cava de espuma de poliestireno expandido presenta una fuga, no estarás aprovechando al máximo tu invento.

Antes de empezar a fabricar tu próximo aire acondicionado casero, presta atención a estos últimos consejos, de forma que garantices su efectividad. Algunas personas recomiendan colocar la caja sobre una mesa y cerca de una entrada de aire como una ventana que ayude a distribuir el frío por la habitación. Por su lado, otros usuarios aseguran que situar la caja cerca de un ventilador ayudará de forma similar. Y, para finalizar, la mejor ubicación, según la mayoría de los usuarios que se han atrevido a crear su propio aire acondicionado casero, es colocar la caja en algún lugar elevado cerca del techo, al igual que se hace con los aires acondicionados tradicionales, ya que el aire frío es más denso que el aire caliente, por lo tanto tiende a bajar circulando por toda la habitación de manera más equilibrada y refrescando el ambiente gradualmente.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...